Casos de uso y ventajas de LTE-M

LTE-M, la tecnología celular de baja potencia y área amplia (LPWA), está diseñada específicamente para IoT. Prioriza un potente alcance a largas distancias y la escalabilidad para despliegues grandes o en crecimiento, permitiendo la conexión de dispositivos sencillos que transmiten bajos volúmenes de datos durante largos periodos de tiempo con bajo consumo de energía. 

Estas características hacen que LTE-M y otras tecnologías LPWA sean ideales para cualquier número de casos de uso, abriendo la posibilidad muy real de conectar todo tipo de activos a través de una solución única, segura y duradera. En otras palabras, LTE-M conducirá al IoT masivo, permitiendo a las organizaciones trabajar con una mayor eficiencia operativa al tiempo que obtienen una mayor comprensión de todo su negocio.

Logística

LTE-M es ideal para activos en movimiento porque los dispositivos necesitan funcionar sin una fuente de alimentación fija ni recargas periódicas. Y gracias a la amplia cobertura que ofrece, LTE-M permite rastrear la ubicación y el estado de activos como vehículos o contenedores manteniendo una excelente duración de la batería. Se pueden rastrear y registrar muchas cosas, como el consumo de combustible, las paradas y arranques, los peajes, la ruta seguida, el comportamiento del conductor, etc. Puede realizar un seguimiento de las condiciones de la mercancía, observando aspectos como la humedad, la temperatura u otras condiciones del contenedor que podrían tener un impacto adverso en sus activos, lo que le permite reaccionar antes, en lugar de cuando podría ser demasiado tarde.

Industria

El IoT ya se utiliza para mejorar la seguridad y la eficiencia de la producción industrial, pero la supervisión de elementos como el almacenamiento petroquímico y de residuos o los depósitos de fluidos peligrosos puede resultar complicada debido a su lejanía y a las condiciones peligrosas. Con LTE-M, los sensores de bajo consumo y bajo coste permiten supervisar desde la humedad y la temperatura hasta los impactos y las roturas, lo que permite aprovechar mejor la mano de obra, mantener altos los niveles de seguridad y ahorrar dinero detectando los problemas a tiempo.

Ventajas de LTE-M

Mayor cobertura

LTE-M le permite operar en lugares extremadamente difíciles, como bajo tapas de alcantarilla, en tuberías subterráneas o en aparcamientos, sótanos u otras zonas remotas. Es adecuado tanto para casos de uso estático como móvil.

Costes más bajos

Los dispositivos IoT con LTE-M son rentables de producir y baratos de comprar. También cuestan menos de ampliar. Gracias a la mayor duración de la batería, no se necesita una fuente de alimentación externa y los costes de mantenimiento se reducen al haber menos visitas in situ.

Mayor seguridad y fiabilidad

Las redes LTE-M son seguras y fiables, con seguridad carrier grade. Dado que LTE-M opera en el espectro de licencias, los dispositivos no están sujetos a interferencias o congestiones radioeléctricas, un riesgo al que se enfrentan las tecnologías LPWA sin licencia al no haber control del entorno radioeléctrico.

A prueba de futuro

LTE-M es el estándar establecido por el 3GPP (Proyecto de Socios de Tercera Generación), y no depende ni del proveedor ni del operador. En su lugar, cuenta con el apoyo de múltiples proveedores, así como de fabricantes de hardware de todo el mundo. Está previsto que LTE-M forme parte del estándar 5G a medida que evolucione, lo que garantiza su compatibilidad durante mucho tiempo.

Ciudades inteligentes

Para que el ecosistema de una ciudad inteligente sea una realidad, tendrá que haber un despliegue masivo de dispositivos IoT en todos los ámbitos, desde aparcamientos y semáforos hasta edificios, transporte público y otros espacios públicos. Este despliegue masivo estará interconectado, lo que facilitará la vida en la ciudad de muchas maneras, ya sea sabiendo dónde se puede encontrar una plaza de aparcamiento libre o cuándo llegará el próximo autobús, así como manteniendo las zonas públicas más seguras con la supervisión en tiempo real de los espacios públicos. El despliegue masivo conlleva nuevos requisitos de costes para hacer viables los proyectos, por lo que su compatibilidad con dispositivos de bajo coste convierte a LTE-M en un verdadero facilitador de estos casos de uso.

Servicios

Los dispositivos habilitados para LTE-M permiten supervisar infraestructuras y activos remotos, como tuberías subterráneas y equipos de generación eólica, solar o térmica, así como contadores inteligentes. Esto mejorará la eficiencia, permitirá un mantenimiento predictivo (lo que a su vez redunda en un ahorro de costes) y proporcionará información vital sobre aspectos como el consumo de energía, lo que redundará en una mayor sostenibilidad.

En la práctica, esto podría significar vigilar los sistemas de suministro de agua antiguos, propensos a las fugas y otros problemas, pero difíciles de detectar antes de que se conviertan en un verdadero problema y cuesten mucho dinero a todos. Los sensores detectan las fugas mucho más rápido, lo que permite repararlas con mayor celeridad.

LTE-M también puede permitir casos de uso en los que los actuadores sobre el terreno deben activarse con muy poco retardo, gracias a las características de latencia muy baja de LTE-M, especialmente en comparación con otras tecnologías LPWA.

Agricultura/Medio ambiente

¡No es fácil cambiarle la batería a una vaca! Gracias a que LTE-M proporciona la movilidad, fiabilidad y cobertura a distancia necesarias, el seguimiento y la vigilancia de ganado vacuno y de animales salvajes mejoran enormemente. En el campo, el control de las condiciones se simplifica, ya que se pueden vigilar aspectos como la calidad del suelo, el tiempo, la temperatura, la humedad, etc. Y las agencias gubernamentales y los científicos pueden utilizar sensores LTE-M para analizar los niveles de agua, predecir inundaciones y emitir alertas tempranas.

Si desea obtener más información sobre cómo IoT y LTE-M pueden ayudar a su empresa, póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto